México: ex alcalde es condenado a dos años de cárcel por mandar a golpear a reportera

¿Justicia? El ex alcalde de Silao, Guanajuato, Enrique Benjamín Solís Arzola, recibió una sentencia de 2 años de prisión tras admitir ser el instigador de los delitos de lesiones calificadas y amenazas contra la periodista mexicana Karla Silva y por las amenazas contra Adriana Elizabeth Palacios, colaboradora de El Heraldo en el municipio de León. Así lo informa Animal político

 


Enrique Benjamín Solís Arzola es la única autoridad pública en recibir una sentencia tras cometer una agresión en contra de un periodista. ¿Por qué lo hizo? Los artículos de Karla Silva no le gustaban, refiere El Otro Enfoque.
Pero al ser una pena que no excede los 3 años en prisión, Enrique Benjamín Solís Arzola podrá obtener la libertad condicional o bajo fianza. El ex alcalde ya lleva 1 año y 4 meses en prisión preventiva que se restan a la condena, por lo que le quedan 7 meses y 21 días de reclusión.
La defensa del ex alcalde solicitó que a Enrique Benjamín Solís Arzola se le otorgue la libertad condicional, pero ésta todavía no le fue otorgada hasta que la empresa El Heraldo desista del cargo de robo, que en un principio también le fue imputado.
Además de esta pena, al ex alcalde se le impuso una multa y el pago de reparación del daño a las víctimas además de que no podrá ocupar ningún cargo público en un periodo de 2 años.
El ex alcalde silaoense se disculpó públicamente durante la audiencia y se comprometió a pagar una indemnización como parte de la reparación del daño en contra de las agraviadas.
EL ATAQUE
El pasado 4 de septiembre de 2014, la periodista Karla Silva fue golpeada por tres hombres que irrumpieron en las oficinas del periódico El Heraldo en el municipio de Silao, en donde ella colabora.
Uno de los atacantes le propinó puñetazo en la cara y patadas en el cuerpo. Mientras Carla era golpeada, los otros dos hombres amenazaron con un cuchillo a Adriana Elizabeth Palacios, también colaboradora del diario, y robaron diversos objetos como ordenadores y teléfonos móviles.
Estas agresiones le provocaron a Karla Silva una cicatriz en la cara que quedará de manera permanente además de heridas comunes.