RSF acusa a Marruecos de obstaculizar el trabajo de los periodistas en el Rif

Reporteros Sin Fronteras (RSF) acusó hoy a las autoridades de Marruecos de obstaculizar el trabajo de los periodistas locales y extranjeros que cubren las revueltas del Rif, en el norte de ese país.

 

"La situación de los periodistas marroquíes y extranjeros que cubren los acontecimientos en el norte de Marruecos continúa deteriorándose", explicó hoy en un comunicado la directora de la oficina de RSF para el Norte de África, Yasmine Kacha.

Agregó que al tratar de evitar que la prensa cubra la revuelta del Rif, las autoridades marroquíes convierten esa región, de forma gradual, en una zona donde no hay acceso a la información independiente.

"RSF pidió también a las autoridades marroquíes que liberen a todos los periodistas detenidos, y condenó todos los ataques físicos cometidos contra los profesionales de la prensa durante la cobertura de estos eventos", precisó Kacha.

Un total de ocho comunicadores marroquíes fueron arrestados durante su cobertura de las revueltas del Rif, entre ellos el destacado periodista Hamid Mahdaui, que fue arrestado el pasado jueves en Alhucemas por "incitar" a la población a manifestarse, según las autoridades.

Sin embargo, varios de estos periodistas detenidos hacen frente a duras penas, que incluyen la de muerte, por ser acusados, entre otras, de atentar contra la seguridad del Estado.

Asimismo, RSF acusó a las autoridades marroquíes de expulsar del país a periodistas extranjeros que siguen los acontecimientos en el Rif y de acosar a otros.

Además, denunció que frecuentemente se corta internet y hay interferencias de las comunicaciones telefónicas en Alhucemas durante las protestas, algo que complica el trabajo de los periodistas.

El comunicado de RSF añadió que los periodistas detenidos se declararon en huelga de hambre para protestar por su arresto y según un informe del Centro Nacional de Derechos Humanos, una institución oficial, varios de ellos fueron torturados y maltratados.

El pasado jueves, la ciudad de Alhucemas fue escenario de protestas masivas del movimiento rifeño Al Hirak al Shaabi (Movimiento Popular) que fueron reprimidas de forma violenta por la policía marroquí.

Durante ese día, la ciudad rifeña estuvo bajo el apagón mediático debido a los cortes de internet y a la alteración de las comunicaciones telefónicas, lo que obstaculizó la labor de los profesionales de la prensa que cubrían esas manifestaciones.

Según informó el diario Alyaoum24, el fotógrafo de ese portal electrónico marroquí Abdelmayid Razqu resultó herido a causa de una pedrada lanzada por la policía.

Las protestas sociales del Rif estallaron en octubre de 2016 tras la muerte de un vendedor de pescado aplastado dentro de un camión de basura y desde entonces han sido detenidos casi 200 activistas.