Nueva norma europea sobre derechos de autor

Parlamento Europeo de Estrasburgo.

Los miembros del Parlamento Europeo han votado a favor del informe del Comité de Asuntos Jurídicos del Parlamento Europeo (JURI) sobre la propuesta de Directiva de la Comisión sobre el derecho de autor en el mercado único digital con 438 votos a favor, 226 en contra y 39 abstenciones. 

Este texto ha sido respaldado por cientos de miles de autores y creadores de la UE, incluidas decenas de afiliados de la FAPE, la FIP y la FEP, que hicieron campaña activa para la aprobación del informe JURI y han luchado en contra de la campaña llena de falsedades y alarmismos de las grandes multinacionales de internet.

La FAPE -Federación de Asociaciones de la Prensa de España- se suma a las federaciones Internacional y Europea de Periodistas (FIP y FEP) al celebrar el resultado de la votación, que es crucial para garantizar que los periodistas puedan ganarse la vida con su trabajo y que sean independientes en sus informaciones, ambas circunstancias esenciales para el buen funcionamiento de las sociedades democráticas.


La FIP y la FEP han reiterado en multitud de ocasiones que la protección de los derechos de autor no tiene absolutamente nada que ver con la censura.


En una carta enviada a los eurodiputados, la FIP y la FEP defendieron que los derechos de autor son la única forma comprobada para asegurar que los periodistas puedan trabajar de forma independiente ya que con sus ingresos pueden hacer de su trabajo una forma de vida. Sin embargo, sin estos ingresos, los periodistas acaban dependiendo de patrocinios externos, algo que puede reducir su capacidad para trabajar de forma independiente. La votación de hoy es sin duda alguna un gran paso adelante para asegurar el modo de vida de cientos de miles de periodistas y su independencia.


La FAPE, la FIP y la FEP celebran especialmente que, de conformidad con el artículo 11 del informe del Parlamento, los beneficios derivados del futuro derecho de los editores se compartan equitativamente entre estos y los periodistas. Además, el llamado “triángulo de la transparencia”, incluido en el capítulo 3 (artículos 14-16) es un gran paso adelante para que los periodistas y autores tengan un mayor control sobre el uso de su trabajo y la remuneración que reciben.


La nueva cláusula introduce la obligación de informar sobre la explotación de las obras periodísticas y los ingresos generados, lo que supone una mejora significativa.  Los periodistas deben ser informados de los usos que se hacen de sus obras y los ingresos derivados de estos usos, ya sea on line, en forma impresa, en la radiodifusión o en cualquier otro medio. Los periodistas también deben poder reclamar un pago adicional cuando la explotación de su trabajo sobrepase los términos del contrato original. Se les debe brindar la oportunidad de dirigir cualquier disputa al mecanismo de mediación o a los tribunales que elijan y es esencial que puedan ser representados por sus sindicatos en estos casos.


El Secretario General de la FIP, Anthony Bellanger, ha dicho: “Celebramos la aprobación del Parlamento Europeo de la Directiva DSM. Es un gran paso adelante en la defensa de los derechos de los periodistas y de los autores, que han sido violados durante años por gigantes tecnológicos. Seguiremos haciendo campaña para que el Consejo Europeo acepte todos los términos de esta Directiva”.


La FIP representa a más de 600.000 periodistas en todo el mundo y la FEP a más de 320.000 periodistas de 44 países europeos.
La FAPE es la primera organización profesional de periodistas de España con 49 asociaciones federadas y 19 vinculadas que en conjunto representan a cerca de 19.000 asociados.