Fallece el periodista Jesús de la Serna, Premio Ortega y Gasset 2013 y expresidente de la FAPE

El maestro de periodistas, referente deontológico de la profesión española, presidió la FAPE entre 1994 y 2000.

jesus-serna--300x300La Federación de Asociaciones de Periodistas de España (FAPE) muestra su más sentido pesar por el fallecimiento de Jesús de la Serna (Santander, 1926-Madrid, 2013), maestro de periodistas y referente deontológico de la profesión española quien presidió la Federación entre 1994 y 2000, cargo que ya había ocupado su padre, Víctor de la Serna, durante los años 1950 y 1951 y que compaginó con el de presidente de la Asociación de la Prensa de Madrid (APM).

Miembro de una familia consagrada al periodismo, nieto de la escritora Concha Espina, hijo de Víctor de la Serna Espína y hermano del también periodista Víctor de la Serna, casado asimismo con una periodista, Pura Ramos, y padre también de periodistas, Jesús de la Serna tenía tinta en las venas y plomo en el alma, como confesó en una de sus últimas entrevistas, concedida a la revisa Periodistas, que edita esta Federación.

Referente de la ética periodística, recibió el Premio Ortega y Gasset 2013 que otorga El País, diario del que fue subdirector, defensor del Lector y de cuya Fundación Escuela de Periodismo fue vicepresidente hasta su fallecimiento en la madrugada de hoy en Madrid, por una trayectoria profesional encomiable, en la que dirigió los diarios Pueblo e Informaciones y fundó la revista Teresa, entre otros méritos fundamentales para el periodismo español.

Convencido de la función de defensa y puesta en valor de la profesión que realizan las asociaciones profesionales de periodistas, en noviembre de 2004 entró a formar parte del Consejo Deontológico de la FAPE que derivaría en la actual Comisión de Arbitraje Quejas y Deontología que preside Manuel Núñez Encabo. Y fue, además, merecedor del Premio Juan de la Cosa por un artículo publicado en Pueblo en 1954, el de Redacción de Informaciones que le concedieron sus excompañeros del vespertino en 1980, de la Medalla de Oro de la Asociación de la Prensa de Madrid (1999) y del Premio Nacional de Periodismo que le concedió la FAPE en 2002.

“Hemos perdido a un maestro de periodistas, que aportó calidad y ética a la profesión y fortaleció y defendió la organización que nos agrupa”, ha declarado la presidenta de la FAPE, Elsa González, quien ha destacado además “la gran calidad humana” de su antecesor en el cargo a quien la Federación rindió homenaje durante el 90 aniversario del nacimiento de esta organización profesional, en junio de 2012.